21 de junio de 2024

La Comuna/ Por José Angel Solorio

¿En prospectiva, qué escenarios sociopolíticos, se delinearían en Tamaulipas, si en los comicios venideros, gana la coalición PAN-PRI-PRD y su candidato el Truco Verástegui?

1.- Muy probablemente, veríamos una distención de la relación entre los gobiernos Federal y Estatal. Muy complicado sería para el nuevo gobernador, continuar una estéril pugna que, llevaría a callejones oscuros al nuevo gobernador. Está dentro de lo objetivamente posible, que la IV T seguirá en la administración central del país lo que representaría alargar un diferendo por nueve años más.

Es decir: la sensatez tendría que llamar a la calma, a la administración verasteguista. De otra forma: el éxito del Truco como Ejecutivo estatal, pasa obligadamente por una prudente relación republicana con la IV T.

2.- El Truco, emergería como el nuevo factor político dentro del PAN tamaulipeco; y se infiere que sería lo mismo al interior del PRD y el PRI. Por los conflictos que enfrentará el actual gobernador, al dejar su cargo, el xiquense se movería como un factor sin contrapesos en el gobierno y en los partidos aliados.

Como se percibe la atmósfera, Verástegui no rompería con el grupo que lo llevaría a la gubernatura; la ruptura, la obligaría la IV T y las consecuencias de los procesos de carácter penal y financiero que enfrenta Francisco García Cabeza de Vaca. Esos elementos, a la vez, diezmarían el capital y presencia políticos del Senador, Ismael García Cabeza de Vaca.

3.- Sería un gobernador con mucha fortaleza. Desplegaría su proyecto, con el viento a favor en el Poder Judicial del Estado: todos los Magistrados, responden a los intereses del PAN y de quien los ubicó en esos lugares. La frágil mayoría de MORENA y seguidores en el Congreso de Tamaulipas, se vería acotada con un gobernador que llegaría con cierta legitimidad para cogobernar con todos los grupos parlamentarios. (Los primeros días, podríamos ver amagos de los diputados panistas, ante el obligado distanciamiento de gobernador y ex gobernador azules; nada que la política no pueda resolver. Recordemos la huelga de hambre de Carlos Salinas en las montañas de Monterrey).

4.- Por primera vez en la historia de la Entidad, veríamos en algunas Secretarías del gabinete del gobernador tamaulipeco, a militantes del PRD.

5.- Estructuralmente -ya está casi en el suelo su red militante- quedarían prácticamente aniquilados MORENA y sus aliados. La crisis actual, se profundizaría ante la eventualidad de escurrimientos guindos a la administración estatal azul.

6.- Con el Truco en el 15 Hidalgo, lo único que quedaría en pie de la IV T en el estado, sería la importantísima Súper Delegación amloísta y sus programas sociales. Fatalmente, sería el único contrapeso del gobernador panista. Y con un tejido fracturado: José Ramón Gómez -JR- y sus amiguitos, podrían vestirse de azul-celeste y torpedear al representante del gobierno federal, Rodolfo González Valderrama.

7.- Las diferencias entre los gobiernos federal y estatal, se dirimirían en el teatro de las políticas sociales -esto requiere opiniones aparte-.

8.- Américo regresaría al Senado de la República; tendríamos un político frustrado más en Tamaulipas: el doctor Faustino López -como suplente, asumió el puesto de Villarreal Anaya- que dejaría la curul por el retorno del victorense a los escenarios parlamentarios.

(Mañana: Segunda Parte).