15 de julio de 2024

Decálogo reforma eléctrica

Investigación Especial
Por Lic. Alberto González Káram 

• Generación de 54 por ciento de energía pública y 46 privada para garantizar seguridad energética y las tarifas de la luz se podrán mantener a un precio por debajo de la inflación
• Evitar cuantiosa evasión de costo del porteo, captación de incentivos y concentración de estímulos fiscales orientados a beneficiar 46.2 millones de usuarios de energía eléctrica

El Debate de la Reforma Eléctrica que se lleva a cabo en los Foros del Parlamento Abierto, convocados por la LXV Legislatura de la Cámara de Diputados del pasado 17 de enero al próximo 15 de febrero del 2022, se resumen en el siguiente Decálogo de la Reforma del Sistema Eléctrico Nacional:

1. Evitar el monopolio debido que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) generará como mínimo el 54 por ciento y los privados el 46 por ciento para garantizar a todos los mexicanos seguridad energética y las tarifas de la luz se podrán mantener a un precio por debajo de la inflación

2. Eliminar las modalidades ilegales de generación privada y en el 46 por ciento de producción despachada diariamente, se tenga una auténtica competencia, justa y pareja reconociendo los costos de producción y mantener armonía en el mercado del Sistema Eléctrico Nacional

3. Vender la electricidad producida por la CFE para obtener mayores ingresos, garantizando a los 46.2 millones de usuarios energía constante las 24 horas a precios bajos

4. Revertir el despacho actual de energía eléctrica en el siguiente orden: Nuclear, Solar, Eólica, Geotérmica, Gas, Hidroeléctrica, Térmica y Carbón, por un nuevo despacho a futuro que privilegié a las energías limpias para reducir la contaminación y afectación de la salud de los mexicanos: Hidroeléctrica, Nuclear, Geotérmica, Gas-CFE, Térmica-CFE, Eólica, Solar, Gas de Privados y Carbón

5. Evitar el otorgamiento indiscriminado de permisos de generación, debido que la red eléctrica tiene una demanda proyectada para todo el país de 52,500 MW y en la Administración de Peña-Nieto se otorgaron permisos por 134,372 MW con una excesiva corrupción y son utilizados con fines especulativos en el mercado bursátil

6. Aumentar la capacidad de 191 Centrales de Generación que operan en promedio al 55 por ciento y 69 son energías limpias: Hidráulicas, Geotérmicas, Nuclear, Eólica y Solar, a fin de evitar la compra de 90 TWh en el mercado eléctrico por 223 mil millones de pesos con recursos públicos federales, mientras que el 45 por ciento de sus plantas subutilizadas no generaron ingresos públicos por 215 mil millones de pesos, siendo manipulado el despacho primero a los privados y la CFE les paga el precio más alto por contar con contratos firmados en la administración de Peña-Nieto que continúan vigentes y se convierte en un mercado altamente dependiente de empresas extranjeras que operan en territorio nacional y utilizan la totalidad de las infraestructura pública de la CFE

7. Negociar los contratos suscritos con privados extranjeros y nacionales desde 2014 y 2018, en los cuales se obliga a comprar energía eólica y solar por parte de la CFE pagando durante 20 años el precio más alto del mercado hasta 2034 y 2038, cuyos proyectos fueron financiados por la Banca de Desarrollo (Bancomext y Nafin) sin contar a la fecha con inversiones extranjeras directas; y en las 34 centrales privadas se cuenta con contratos donde la CFE está obligada a comprar su energía por 25 años aunque le entreguen menos, el excedente lo revendan en otro modelo ilegal llamado de autoabasto y al final las centrales quedarán en manos de los privados en 2043

8. Regular y controlar las Sociedades de Autoabasto que se autorizaron permisos en el período 2013-1018 para que grandes empresas produzcan su propia electricidad, resultando prácticas ilegales y creando un mercado paralelo donde simularon estos permisionarios tener socios de un dólar y empezaron a vender electricidad, utilizando las líneas de transmisión de la CFE e incurriendo en fraude fiscal, contando actualmente con registro de 239 centrales de autoabasto y en lugar de existir 239 autobeneficiados se cuenta con 77 mil 767 consumidores, cuando estas centrales no cuentan con el permiso autorizado de suministro básico, dentro de estas centrales de autoabasto están grandes empresas como: CEMEX, BIMBO, ALSEA, FEMSA, OXXO, WALMART, MOVISTAR, GRUPO SALINAS, BBVA BANCOMER, TELMEX, TELCEL, 7-ELEVEN, FARMACIAS GUADALAJARA, FARMACIAS DEL AHORRO, HSBC, TIENDAS SORIANA, BANAMEX, TIENDAS CHEDRAUI, CINEMEX, DEPORTES MARTÍ, SANBORNS, SEARS DE MÉXICO, CINÉPOLIS, TECNOLÓGICO DE MONTERREY, INFRA, GENERAL MOTORS y KIMBERLY-CLARK, entre muchas otras, siendo beneficiadas al evitar y evadir el cobro del costo real del transporte o porteo de la energía eléctrica al ser grandes consumidores, se interconectan en la red de la CFE creando inestabilidad, pérdida de confiabilidad en el sistema y captan incentivos como concentran los estímulos fiscales federales que se orientan a beneficiar a los 46.2 millones de usuarios energía eléctrica

9. Incrementar los márgenes actuales en energías limpias de 28.6 por ciento a los compromisos internacionales del 35.0 por ciento al 2024, impulsando la generación distribuida en hogares, escuelas, edificios, pozos de riego, núcleos rurales, entre otros, a través de la utilización sustentable de todas las fuentes de energía de las que dispone la Nación, donde se beneficiará directamente al usuario para el apoyo de la economía familiar y lograr la transición energética en materia de electricidad

10. Mantener el Litio como mineral estratégico a futuro del Sistema Eléctrico Nacional al prohibir el otorgamiento de concesiones y evitar la constitución de un monopolio en las funciones que el Estado ejerza de manera exclusiva, mientras que las concesiones mineras ya otorgadas y existen antecedentes de exploración de litio debidamente avalados por la Secretaría de Economía, continuarán sin restricción alguna