22 de julio de 2024

Al Vuelo/ Por Pegaso

Armagedón

Que Putin es el Anticristo y que la invasión a Ucrania nos va a llevar directo al Armagedón, es la nueva idea que los predicadores de iglesias evangélicas están metiendo en la mente de los feligreses.

Que Mhoni Vidente dice que el 2022 está dominado por la carta de El Loco, pero que la Tercera Guerra Mundial va a empezar hasta el 2031, pero que sí, efectivamente, Putin es el Tercer Anticristo.

Que Baba Vanga predijo con muchos años el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, al señalar que nadie podría detener a Rusia y que Putin se convertiría en el señor del mundo.

Putin por aquí, Putin por allá… Ya estamos hasta la madre de Putín. ¡Imagínense si fuera Machín! Ya hubiera lanzado veinte mil bombas nucleares.

Estaba yo platicando por teléfono con un buen amigo, Mukti, chamán milenarista que se ha sumergido en los misterios dl Ayurveda y la medicina tántrica, y me comentabsa que el año pasado o antepasado, no recuerdo bien, había echado las cartas frente e a mí para ver qué le deparaba al mundo y había salido creo que El Loco de cabeza, algo así, lo que al interpretarlo significaba que tres países importantes entrarían en un gran conflicto.

Y según la interpretación actualizada de Mukti, resultó cierto, porque los tres países en conflicto son Rusia, Ucrania y Estados Unidos.

Bueno, en primer lugar, yo no me acuerdo que haya echado las cartas frente a mí.

En segundo lugar, todo eso del Tarot, la negromancia, cartomancia, oniromancia y todas las mancias que existen, son muy ambiguas y dan lugar a múltiples interpretaciones.

En cuanto al Tarot, este consiste en una baraja de cartas con las que supuestamente se puede adivinar el futuro mediante la interpretación de signos.

Estos signos, llamados arcanos, si me lo preguntan, están relacionados íntimamente con nuestros sueños y nuestra memoria colectiva.

Pero de eso a que puedan predecir el futuro, resulta muy dudoso.

Si en aquel momento Mukti me hubiera dicho (aunque sigo sin recordar cuándo echó esas cartas) que el 24 de febrero del 2022 los rusos iban a entrar en Ucrania, bombardeando poblaciones, matando gente, amenazando con un ataque nuclear y todos esos pequeños detalles, ahora le creería firmemente. Es más, ya me hubiera hecho también aprendiz de chamán.

La moraleja es que no debemos dejarnos llevar por versiones milenaristas que solo asustan a la masa manipulable y crédula.

También, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, durante la Guerra de Vietnam, el Conflicto de los Misiles, la Guerra de Afganistán y muchos conflictos más que han tenido repercusiones internacionales, las iglesias y videntes aseguraban que ese era el fin del mundo, que el Anticristo ya andaba caminando entre nosotros, que pronto sería la Segunda Venida de Cristo y que el Armagedón era inminente.

No sé si se armarán los putinazos entre las potencias, pero de que el mundo está loco, loco, eso ni siquiera se duda.

Mejor me voy a consultar mi bola de cristal, no vaya a ser que el Armagedón me agarre desprevenido.

Termino mi colaboración de hoy con el refrán estilo Pegaso: “¡A libar y a ingerir, que el orbe culminará!” (¡A beber y a tragar, que el mundo se va a acabar!)